COACALCO, Edomex., 30 de abril de 2014.- De acuerdo con una encuesta de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), de 20 casos de alumnos de secundaria que sufren violencia en las escuelas sólo el 2 por ciento se consideran como bullying, señaló el secretario general del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en el Estado de México, Saúl López Maldonado.

Dijo que los focos rojos se han encendido desde hace tiempo, pero no será minimizando cifras o desdeñando quejas de padres de familia como se abatirá dicha problemática, la cual día a día crece.

Además, López Maldonado recordó que de acuerdo con lo señalado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), México ocupa el primer lugar internacional en casos de bullying entre estudiantes de secundaria.

Cabe señalar que apenas el año pasado, 55 maestros fueron becados por el gobierno mexiquense para viajar a España y tomar un curso especial sobre prevención de la violencia escolar.

Desde entonces, el gobernador dio a conocer que a nivel nacional al menos 44 por ciento de los escolares han sufrido algún episodio de violencia, un 25 por ciento insultos y un 11 por ciento robos, cifras por demás preocupantes; sin embargo, ocultan cifras reales en suelo mexiquense, agregó López Maldonado.

Hace apenas un par de meses, la UAEM aplicó una encuesta entre 200 mil estudiantes sobre el tema de la violencia, y aunque no dio a conocer en su totalidad el resultado, adelantó que a nivel secundaria un 20 por ciento sufre violencia.

No obstante, sólo el 2 por ciento de los casos de violencia escolar se pudieron clasificar como bullying, lo cual podría no reflejar lo que en realidad se vive hacia dentro de los planteles educativos.

Y es que de acuerdo con lo que señala el portal de la Secretaría de Educación del gobierno del Estado de México, para que la violencia se considere bullying deben existir diversas características, entre ellas una víctima atacada por un compañero o un grupo; una desigualdad de poder entre el más fuerte y el más débil; se busca la exclusión de la víctima; el objetivo suele ser un solo alumno o varios; que el maltrato psicológico esté presente en todas las otras formas de maltrato con diferente grado, entre otras.