LOS REYES LA PAZ, Edoméx.- 14 de noviembre de 2016.- El Partido Acción Nacional (PAN) través de su representante en el Instituto Nacional Electoral (INE) en el Estado de México, Ignacio Labra Delgadillo, estableció que «vigilarán» que el gobierno estatal no reparta despensa y tarjetas “La Efectiva” a electores, ya que influirá en el proceso electoral que se avecina en el 2017.

No solo el PAN ha fijado una postura sobre el reparto de las tarjetas y las despensas en municipios como Huixquilucan y Zinacantepec, sino también el PRD, cuyos líderes exigieron al gobierno estatal que no reparta esos bienes ya que tienen claros intereses políticos para influir en las elecciones para nuevo gobernador mexiquense.

«No estamos en contra de la repartición de despensas, sólo que los programas asistenciales del Gobierno del Estado se los dan a sus militantes y fieles seguidores, dejando varados a la gente que más los necesita», dijo Labra Delgadillo, quien recientemente fue nombrado representante local del INE en Edomex.

Explicó que una gran parte de la población no cree que la política y los gobiernos sean parte de la solución a sus problemas, «por eso el reto es involucrar a ciudadanos no sólo en las redes sociales, también en la construcción de propuestas que alivien las carencias económicas y sociales».

Labra Delgadillo afirmó que el nuevo Reglamento de Elecciones garantiza una coordinación interinstitucional entre el consejo local del INE y el Instituto Estatal Electoral del Estado de México (IEEM), para que en el ámbito de sus competencias logren una elección con la calidad que el INE las ejecuta a nivel federal.

«El nuevo Reglamento obliga a que no sólo haya un Programa de Resultados Preliminares con suficiente indicadores a cargo del IEEM, es decir, habrá un conteo rápido oficial para que los votantes sepan quién ganó antes de irse a dormir», expreso.

«Estos instrumentos son muy importante para que antes de las 23:00 horas, tengamos con certeza el sentido del 98 por ciento de la votación emitida”.

Respecto a las declaraciones de observadores internacionales, en el sentido que las elecciones en el Estado de México, difícilmente se desarrollarán en un clima de civilidad, el funcionario electoral argumentó que los partidos y la ciudadanía deben confiar en las sólidas instituciones mexicanas, «porque hoy más que nunca están mejor estructuradas y con resultados eficientes, a la altura de las mejores en el mundo».