NEZAHUALCÓYOTL, Edomex, 25 de septiembre de 2016.- Policías municipales agredieron física y verbalmente al reportero del Grupo Radio Centro, Óscar Lara, cuando acudió a cubrir la información sobre un accidente vial en el cruce de la autopista Peñón-Texcoco y el Periférico Oriente.

En ese percance vial fallecieron dos personas, lo que llevó al comunicador a presentarse al lugar, para reportarlo al Grupo Radio Centro.

De acuerdo al relato del reportero vial, dejó su moto afuera del primer cordón de seguridad, donde estaban estacionadas las patrullas municipales.

Óscar Lara respeto el perímetro de seguridad de la policía cómo exige el protocolo.

«Coloqué mi motocicleta atrás del cordón, los policías molestos y de una manera prepotente me llegaron a insultar, a empujar, que quitara mi motocicleta, pues yo les dije que estaba haciendo mi trabajo, empezaron a empujar la motocicleta de la Red y de Formato 21 del Grupo Radio Centro, pues al ver yo que la estaban empujando me acerqué y empezaron a golpearme», describió Óscar Lara.

Así mismo, «me subieron a la patrulla, a la C73 de la policía de Nezahualcóyotl, y entre dos oficiales me subieron a esta patrulla y me empezaron a golpear, primero que nada, quitándome mi equipo, que es mi celular, mi cámara, los micrófonos que justamente traemos».

El reportero recibió golpes en las costillas, estómago y el rostro, aunque tenía puesto el casco y eso lo salvo de mayores daños en la cabeza.

A finales de agosto, la policía también agredió a Isidro Corro, reportero vial y premio nacional de periodismo.

En esa fecha, fue cuando el alcalde perredista, Juan Hugo de la Rosa García y su jefe de policía, Jorge Amador Amador, hicieron público que en el bando municipal se integró el respeto a la libertad de expresión y se garantizaba la integridad de quien la ejerce.

Aseguraron que a ningún comunicador sería molestado en su trabajo; sin embargo, este domingo, los uniformados se ensañaron con Óscar Lara, del grupo Radio Centro.

Después del incidente los dos policías agresores fueron suspendidos por sus mandos de manera temporal, mientras se investiga los hechos.