MÉXICO, DF, 30 de mayo de 2014.- Por casi dos horas y media, Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre compareció ante la Comisión Nacional de Justicia Partidaria del Partido Revolucionario Institucional para el desahogo de pruebas por las acusaciones del uso de recursos públicos para mantener una presunta red de prostitución a su servicio.

 

Así como llegó el dirigente con licencia a la sede nacional del PRI, así se fue por la puerta trasera, sin emitir ninguna declaración a los medios de comunicación que lo esperaban.

 

La audiencia se realizó a puerta cerrada, y en ella, la Comisión Nacional de Justicia determinará la posible expulsión de Gutiérrez de la Torre de las filas partidistas.

 

De acuerdo con declaraciones de Armando Barajas, consejero político que solicitó su expulsión, Cuauhtémoc Gutiérrez mostró una actitud serena, no tan agresiva como suele ser la personalidad del priista.

 

“Están dado los elementos para que se lleve a cabo la expulsión de Cuauhtémoc”, declaró Bajaras, asimismo informó que un grupo colegiado determinará lo que procede y espera que sea muy pronto, pero que no hay un plazo para emitir el fallo.