AMECAMECA, Edomex., 1 de diciembre de 2013.- Enormes filas de automóviles se aglutinaron este domingo para entrar a uno de los principales bosques de árboles navideños y poder llevarse el mejor ejemplar para adornar en la próxima Navidad.

Con increíble paciencia, familias completas en el interior de sus vehículos soportaban las inclemencias del fuerte calor y el embotellamiento para poder ingresar al bosque de la familia Maurer, quienes fueron pioneros en el cultivo de los arbolitos de Navidad, pino vikingo canadiense, que es la especie de mayor demanda por compradores de la zona metropolitana del Valle de México y alrededores.

La gente de la Ciudad de México acude año con año a este lugar que es predilecto para disfrutar con la familia el poder cortar con sus propias manos un arbolito que lucirá con adornos en sus casas.

La familia Maurer y su equipo de trabajadores siembran los árboles de pino dedicándoles una serie de cuidados muy especiales para que, con los años, sus ejemplares puedan crecer frondosos y apropiados para las fiestas de fin de año, cuidados que van desde regar los plantíos, ponerles abono y hacerles injertos para que en corto tiempo los árboles sean a gusto de los compradores.

A la fecha en la región de Amecameca se siembran diversas especies de arbolitos navideños que incluso se venden más baratos, pero los más bonitos y resistentes son los pinos Vikingo, aseguran los consumidores que compran el producto natural.