NAUCALPAN, Edomex.- 26 de diciembre de 2013.- Ante casos de personas quemadas en los últimos días en Nezahualcóyotl, Coacalco, Naucalpan y Otumba, por estallido de gas o accidentes, se estudia exhortar al Consejo de Salubridad General para que incluya al grupo “Quemaduras, corrosiones y escaldaciones” al Fondo para la Protección contra Gastos Catastróficos y su correlativo en el Catálogo Universal de los Servicios de Salud para quemaduras de tercer grado.

La secretaria legislativa de la Comisión de Salud en San Lázaro, Rosalba Gualito Castañeda, alertó que por el momento los estados de Baja California, Baja California Sur, Chihuahua, Sonora y Durango, en el norte del país, tienen la mayor tasa de mortalidad por quemaduras.

El estado de México no está al mismo grado que en estas entidades del norte del país, aunque en estos últimos tres días, una niña de un año y medio fue traslada de emergencia del municipio de Otumba al hospital Adolfo López Mateos de la ciudad de Toluca, porque un estallido de gas, le dejó 60 por ciento de su cuerpo quemado.

Asimismo, en Naucalpan, otro niño de nueve años y dos adultos sufrieron quemaduras por explosión de gas en sus casas y hace meses en Nezahualcóyotl, una casa se derrumbó por estallido, dejando a dos personas muertas y varios quemados.

La diputada  Rosalba Gualito,  planteó exhortar al Consejo de Salubridad General para que incluya al grupo “Quemaduras, corrosiones y escaldaciones” al Fondo para la Protección contra Gastos Catastróficos y su correlativo en el Catálogo Universal de los Servicios de Salud para quemaduras de tercer grado.

A través de un punto de acuerdo publicado en la Gaceta Parlamentaria, recordó que el grupo de “Quemaduras y Corrosiones” ya existe en el Programa Seguro Médico para una Nueva Generación, pero no atiende a toda la población, ya que forma parte del Seguro Popular.

De igual modo, precisó que el Seguro Médico Siglo XXI, además de contemplar la atención médica por quemaduras de primer y segundo grado, integra la atención por quemaduras de tercer grado, en atención a la prioridad que tiene la niñez en la prestación de servicios médicos.

Sin embargo, afirmó que uno de los pendientes para brindar el servicio médico adecuado en cuanto a quemaduras de tercer grado, es la inclusión de este grupo en el Fondo para la Protección contra Gastos Catastróficos, que sólo contempla las de primer y segundo grado.

Esta acción, puntualizó, permitiría la homologación de tratamientos sin la construcción de hospitales especializados, una adecuada atención inmediata, de manera que las personas que padecieran dichos siniestros tuvieran que hacer erogaciones menores a causa de la atención médica y que los sistemas de salud locales no vieran tan mermados sus recursos a causa de los tratamientos.

Gualito Castañeda mencionó que las quemaduras son un problema de salud pública poco estudiado en México, por lo que generalmente los indicadores suelen no contener todas las variables óptimas que permitan una lectura correcta del padecimiento, o bien las estadísticas no son actuales, lo que dificulta la revisión correcta de la evolución del mismo.

Por ello, también planteó exhortar a la Secretaría de Salud a que emita los manuales operativos correspondientes a efecto de que el grupo “Quemaduras, corrosiones y escaldaciones” se haga efectivo y cumpla con la normatividad aplicable al Fondo de Protección contra Gastos Catastróficos.