OTUMBA, Edomex., 1 de diciembre de 2013.- El burro que le da identidad al municipio de Otumba -porque cada 1 de mayo se realiza la feria internacional- es un animal que se encuentra en peligro de extinción, debido a que son pocas las familias que se dedican a su crianza.

Por ello existe Burrolandia, el único santuario en América Latina que se dedica al cuidado y preservación de esta especie en coordinación con la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y Donkey Sanctuary de Inglaterra.

En la granja que es propiedad de la familia Souza iniciaron desde hace ocho años la construcción de un espacio adecuado para proteger a los jumentos, quienes muchas veces eran maltratados por sus propietarios.

Germán Flores Sauza, propietario de la granja, explicó que a pesar de la fama que tiene Otumba por los burros, en la actualidad sólo existen 200 de ellos en todo el territorio municipal, por lo que su familia ha tratado de protegerlos.

“El burro es una especie en peligro de extinción en todo el mundo, por eso hay granjas de este tipo en España, Suiza, Inglaterra, entre otros, por eso y ante la fama que tiene el burro en Otumba queremos preservar la tradición”, dijo.

Mencionó que entre los habitantes ya no quieren criar a un burro, esto porque ha dejado de ser una ayuda para sus labores del campo.

Todos los miembros de Burrolandia tienen nombre e historia, por ejemplo el burro más famoso de la granja fue Roberto -conocido como “El Ropavejero”, ya que su actividad era jalar una carreta- el cual fue atropellado por un camión de transporte público. Cuando la UNAM lo rescató, fue llevado a Otumba para su recuperación, pero el animal murió en 2010 en la granja.