AMECAMECA, Edomex., 13 de febrero de 2014.- Habitantes de los municipios de Amecameca, Ayapango, Atlautla y Ecatzingo son consumidores directos del agua del deshielo de los volcanes, que han sido una fuente natural del vital líquido durante décadas.

En la época del Porfiriato se construyó la infraestructura para captar el agua que se genera en los volcanes, siendo las cajas de almacenamiento las que se siguen utilizando para aprovechar el agua que después es distribuida en redes y tuberías a las diferentes comunidades de los cuatro municipios de la región.

En las partes más altas de las faldas del Popocatépetl y del Iztaccíhuatl el agua se capta en los sitios conocidos como Tomacoco, para después ser llevada a otras cajas de las comunidades de las cuales la sustrae la gente para su consumo diario.

A través de los años se fueron formando los comités que administran el agua de los volcanes, que son los que se encargan de darle mantenimiento a las redes del suministro del agua de los volcanes, dichos comités siempre han sido autónomos a los ayuntamientos y a decir de las autoridades de cada municipio es muy difícil que esta figura de organización popular pueda desaparecer.

En Ayapango, por ejemplo, cada administración de gobierno ha intentado buscar el diálogo para hacer conciencia a los integrantes de los comités de que es necesario recabar fondos para crear las condiciones del suministro del agua y que sea más eficaz y de calidad, pero dichos acercamientos hasta la fecha no han dado frutos.

Los gobiernos municipales precisan que sólo la Comisión de Agua del Estado de México o la Conagua podrían propiciar que los comités del agua se regularicen.