TOLUCA, Edomex., 10 de marzo de 2014.- El pasado 1 de marzo la joven Sarai Esquivel Alvino de 18 años salió a las 06:30 horas de su casa ubicada en las inmediaciones del municipio de Temoaya, se dirigió a su plantel educativo Ocelotl, en la comunidad de San Blas Otzacatipan en Toluca, y hasta la mañana de este lunes 10 de marzo, su madre, la señora Sara, sigue sin conocer su paradero por lo que todos los días, junto con sus familiares y vecinos, se da a la tarea de buscarla, colocando su foto y descripción en lugares públicos.

“No veo que las autoridades se muevan, yo por mi parte sigo buscando”, dijo esta mañana en breve entrevista a Quadratín Edomex.

Recordó que pese a que existió la promesa de una alta funcionaria que despacha en Toluca, en las oficinas centrales de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM), de intensificar la búsqueda, hasta el momento se sigue como desde un principio, no ha sabido nada de su hija.

“Sigue desaparecida, no sabemos nada y la autoridad no nos tiene noticia, no nos tiene nada”, comentó la madre.

Sarai Esquivel Alvino tiene 1 metro 55 centímetros de estatura, es de complexión regular, color de piel morena clara, cara redonda, frente amplia, cabello color negro, cejas pobladas, nariz achatada, boca mediana, labios gruesos y mentón redondo.

Su madre la describió como una muchacha tranquila, estudiosa y alejada de cualquier tipo de problema y sin novio.

Como cada sábado, la joven salió de su hogar por la mañana, se dirigió a su escuela donde cursa su educación media superior; para las 16:00 horas mandó un mensaje de texto pero de otro aparatado celular distinto al suyo, indicando a su madre que llegaría un poco tarde a la casa.

Una hora después existió una segunda comunicación, por la misma vía, pero ésta ya de su teléfono celular, en el cual precisó a su madre que ya iba en camino.

Para las 18:30 horas de ese sábado 1 de marzo se prendieron los focos rojos en el hogar de la señora Sara, pues al ver que no llegaba pese a los mensajes, su madre optó por intentar comunicarse con ella, pero nunca contestó el teléfono.