IXTAPAN DE LA SAL, Edomex., 14 de noviembre de 2013.- El capitán de los Diablos Rojos del Toluca, Paulo César da Silva Barrios, aceptó aun cuando el enfrentamiento entre Toluca y Cruz Azul en papel es el duelo más parejo de la liguilla, el cuadro de José Cardozo tiene suficiente talento humano para sacar adelante el pase a la semifinal.

«Es lindo enfrentar a Cruz Azul porque tiene afición en todo México, ellos seguro van a tener a su gente fresca, sólo tiene a Corona en la selección, nosotros tenemos a «Sinha» y Talavera, pero creo que la serie será muy pareja, trataremos de pasar porque sabemos que si pasamos a un rival como Cruz Azul, seremos un candidato fuerte al campeonato, tendremos que hacer dos partidos perfectos, esperar al mejor Cruz Azul y cerrar en el estadio Azul, que lo mejor que hemos hecho en este torneo es cerrar como visitante», comentó el paraguayo después del trabajo que el equipo realiza en este municipio.

Para Da Silva, la Máquina no será un rival a modo, pues consideró que al igual que los Diablos, ha venido de menos a más, «es un equipo que juega bien, que tiene jugadores importantes y que está acostumbrado a jugar liguilla, Cruz Azul siempre se mete en liguilla, tiene delanteros peligrosos y el hecho de que no haya salido campeón de la liga hace mucho tiempo, le hace tener una presión extra. Aunque creo que será una serie muy dura, particularmente me parece que ninguno es candidato, los dos tenemos grandes chances y nosotros queremos pasar, sabemos que es difícil porque el rival es uno de los equipos que más gana en nuestro estadio».

El guaraní también recordó que será importante hacer valer la condición de local y después buscar anotar de visita, ya que con las modificaciones al reglamento, el gol de vuelta definiría el pase a la siguiente fase, «me parece que hay una gran posibilidad de pasar si terminas con el cero en tu arco, pero el equipo rival genera mucho, tiene jugadores importantes, lo importante es que ganemos acá y cerrar bien en el Azul, la serie para mí está muy cerrada, pero ojalá tengamos esos días gloriosos y le demos una alegría a nuestra afición que me parece ya lo está necesitando, que el equipo se pueda meter a otra semifinal».

En la cuestión personal, Paulo vive un momento muy importante, ya que después de su regreso al balompié nacional, vive nuevamente con los Diablos una fase de liguilla, «la verdad que después de dos torneos en Pachuca sin poder entrar en la liguilla, hoy estoy feliz, el hecho de estar en esta fase, de que el equipo, creo, terminó bien el torneo. Siempre lo he dicho, tanto el uno como el ocho tienen la misma posibilidad de ser campeón porque esto es a dos partidos y nos queda salir a buscar el resultado y definir como visitante».

Finalmente, el capitán evitó hablar del arbitraje, como lo hiciera su técnico José Cardozo y de la preocupación de verse afectados por el silbante, «siempre he dicho que no hablaré de ese tema, nosotros nos dedicamos a jugar y nuestro entrenador ya se expresó de ello, no tiene caso hablar, la polémica siempre va a existir, pero queremos no preocuparnos de eso, sino en pasar la serie, porque si pasamos a Cruz Azul, quedarían cuatro equipos nada más».