Antes que nada quiero agradecer la confianza a la agencia Quadratin, que en este diciembre ha crecido a más de 10 Estados en la República, entre ellos el mío. En estos espacios nos encontraremos de manera regular con la libertad editorial que nos caracteriza lo mismo poniendo al descubierto a personajes del deporte o bien de la política con papelito en la mano. Pero como dejemos la falsa diplomacia y como dicen el slogan de axepsia; “vayamos al grano”.

Para los aficionados del Toluca no hay un clásico regional, ni siquiera cuando existió algún equipo en Neza, hubo alguna rivalidad extrema. Pero lo que bien se sabe en estas tierras, donde el infierno es de clima helado, bien se sabe el América es el enemigo más odiado, al que más se disfruta vencer, con el que está prohibido perder.

Les guste o no a los americanistas, en su etapa como jugador José Cardozo, las llamadas águilas fueron uno de sus “clientes frecuentes”. Los enfrento en 20 ocasiones y les marco 16 veces. Los elimino en liguilla en otras, fue protagonista directo de humillantes goleadas.

Cierto, todo ello es historia, es pasado. Pero precisamente eso le da un condimento especial a este duelo tan equilibrado en el papel. Para los aficionados americanistas será la oportunidad de tomar revancha de su verdugo. Para Cardozo, ahora como técnico la oportunidad de mantener al “cliente” desde otra trinchera.

No será nada fácil. Cierto que este América no tiene el nivel futbolístico que los llevo al título. Cierto que ante Tigres, jugaron quizá el peor partido de local.

Pero a cambio, el América de Herrera, recupero la mística. Cuando el futbol no les alcanza, se convierten en gladiadores, luchan, muerden, pelean, no se vencen y en liguilla muchas veces, se necesita eso más que un gran futbol, que individualmente y colectivamente tienen y podría reaparecer.

A diferencia del Cruz Azul, esta América no se morirá de nada, y más aún, no acostumbra perdonar si su rival se equivoca. Toluca por su parte, tiene en su mejor virtud; la ofensiva el arma que más le hace daño a los de Herrera. Las águilas, no es un equipo como Tigres, por ejemplo, que este cómodo sin tener el balón. Cuando los aprietan en la salida el equipo sufre. Juega con cinco atrás, pero Paul Aguilar y Layún por los costados son garantía al ofender y un sufrimiento al defender. Paradójicamente son su virtud y también su debilidad.

No creo que juegue con un solo contención y si con dos; Molina y Medina. Uno de ellos para estar cerca de Sinha, por ello pienso que Tiago, podría ser el factor desequilibrante para la ofensiva roja, aun jugando como contención. Los de Cardozo, deben cuidarse las espaldas sobre todo por la izquierda donde aparece Layún y Sambueza. Habrá que probar los “tamaños” de Rojas y el sacrificio de Esquivel, que ahora podría aparecer en ese sector.

Veo una ligera ventaja para los diablos, que tienen la consigna de sacar ventaja con goles en su calidad de local, y aunque suene a albur, los diablos deben ganar pero sobre todo cuidar muy bien la retaguardia porque los goles de visitante podrían ser la diferencia en un duelo tan equilibrado.

Comentarios, reclamaciones, sugerencias y mentadas enviarlas a mi correo [email protected] y/o en mi twitter @fantasmasuarez