TOLUCA, Edomex., 2 de julio de 2014.- La Comisión de Derechos Humanos del Estado de México (Codhem), emitió una recomendación a los Servicios Educativos Integrados al Estado de México por el abuso sexual cometido por un profesor de preescolar, y solicitó a la instancia desarrollar un plan de detección de conductas transgresoras de la integridad de los educandos, que oriente a los directivos de escuelas e incluya la participación de padres de familia y alumnos.

Dado que no es la primera ocasión que se cometen abusos sexuales y físicos contra menores en planteles del subsistema federalizado, según consta en las recomendaciones 3 y 4 de 2013, así como en la 3/2014, la Codhem determinó ante la ausencia de un protocolo de intervención inmediata ante situaciones de riesgo para la integridad de los niños, la conformación de uno de ellos que tenga una supervisión adecuada.

La recomendación 8/2014 deriva de la queja CODHEM/TOL/141/2014, presentada por los padres de un menor de un centro educativo de Tenango del Valle, por tocamientos hechos por el profesor a su hijo; sin embargo, las investigaciones, a cargo del personal de la Defensoría Estatal de habitantes, indicaron que hubo un patrón de abuso cometido por Narciso López Díaz, quien repitió la misma situación con otros dos alumnos y agredió físicamente a cinco infantes más.

Para allegarse de información precisa, la comisión requirió al director general de los SEIEM un informe y la implementación de medidas precautorias para salvaguardar la integridad física, psicológica y sexual de los alumnos de preescolar; también se pidieron informes al procurador general de Justicia y al Tribunal Superior de Justicia; se recabaron las comparecencias de servidores públicos relacionados con los hechos y se practicó una visita de inspección al plantel, donde personal especializado entrevistó e hizo una evaluación psicológica a los niños agraviados.

Como resultado de los relatos que hicieron los menores, la Codhem determinó que el docente realizó actos lascivos, violentos e intimidatorios, consistentes en violencia física y maltrato, así como manipulación con fines de naturaleza erótico sexual, para lo cual aislaba a los infantes en un salón de clases con cortinas que impedían la visibilidad, así como en los sanitarios.

Asimismo, a pesar de que los infantes avisaron a sus padres, y éstos pidieron la actuación de las autoridades escolares y penales por dicha conducta, se integraron carpetas administrativas que se resolvieron con acuerdos reparatorios; no obstante, el órgano de control interno resolvió no instaurar procedimiento administrativo disciplinario en contra del servidor público.

El organismo mencionó que el maestro Narciso López Díaz, a la fecha cuenta con permisos sin goce de sueldo, pero imparte clases en dos planteles de SEIEM en distintos niveles; uno es el preescolar donde ocurrieron los hechos y el otro es una escuela primaria, ambos ubicados en Tenango del Valle, lo cual es motivo de gran preocupación para la Codhem, y por ello solicitó a la dirección general definir de forma rigurosa la permanencia en el servicio escolar del profesor involucrado.

En conclusión, además de afectar los derechos humanos de los niños y actuar en contra del interés superior del menor, estos hechos denotaron la insuficiente protección y cuidado a la comunidad infantil en el plantel escolar, al considerar que todo abuso o violencia perpetrada al interior de las aulas, no es únicamente responsabilidad de quien causa la vulneración, sino también de las autoridades educativas, por la omisión al deber de cuidado que exige proteger la integridad física y sexual de los estudiantes.