COCOTITLÁN, Edomex., 26 de noviembre de 2013.- En los últimos años se han incrementado de manera imparable los asentamientos humanos en el cerro de Cocotitlán y ya hay casas en la parte más alta de la montaña.

El cerro está dividido en tres barrios que son Acahuatepec, Atitinca y Achichilco, habitados por aproximadamente 5 mil personas.

Contrario a lo que se pudiera pensar, los residentes del cerro no carecen de servicios públicos elementales pues en la parte alta hay tres pozos de agua que abastecen del vital líquido a todo el pueblo.

Cuentan con alumbrado, calles pavimentadas, empedradas y escalones, el servicio de recolección de basura es oportuno y hay drenaje, el transporte llega hasta las faldas del cerro.

No obstante a todo esto, la gente tiene la desventaja de que por las noches escucha los estruendos de dinamita que producen quienes extraen el tepetate de la mina que se encuentra en la parte posterior del cerro.

Hace como seis años los vecinos se manifestaron para exigir suspender la extracción de material del cerro pero, con los cambios de gobierno municipal, el asunto se ha enfriado y todo está como si nada pasara.

La gente dice no tener temor de que sus viviendas estén en riesgo, pero reconocen que es evidente que con el paso del tiempo el peligro podría ser mayor dado que cuando se atenta contra la naturaleza, las consecuencias pueden ser fatales.

Sobre la mina, la gente ignora de qué empresa es, empero los explotadores han estado sacando material desde hace muchos años, situación que se refleja con tan solo ver los camiones que diariamente salen con cargas de tepetate.