TEJUPILCO, Edomex., 23 de diciembre de 2013.- Ha faltado a su palabra Uriel León López, presidente del Comité Municipal del PRD en Tejupilco, quien se comprometió a fomentar la unidad de los militantes, pero ni siquiera fue capaz de atender la invitación realizada por integrantes del Consejo Político Municipal del PRD en esta localidad, quienes realizaron su convivio navideño y aprovecharon la ocasión para comentar  la agenda de trabajo para el próximo año.

El objetivo fue también estrechar lazos fraternales, afianzar y determinar fortalezas, y manifestar su postura ante la crisis del PRD, enunciada en los mensajes emitidos por Alfonso León, presidente de la mesa directiva del Consejo Municipal perredista, además de Crescencio Suárez Escamilla, Roque León Reyes, Guadalupe Aguirre Jaimes, entre otros más como Crescencio Ochoa Jaramillo, Adolfo Miguel Avilés, Víctor Castañeda Muñoz, Humberto Alcalá Villegas entre otros.

Otro aspecto necesario y urgente, dijeron, es la credencialización de los consejeros, para lo cual han de analizar los mecanismos más adecuados e insistir ante el comité municipal y estatal del PRD la manera cómo han de respaldar las iniciativas de este consejo, para dar mejor orientación y rumbo a las  inquietudes, pero sobre todo para definir liderazgos y encausar todas las fortalezas para salir del bache en donde continúan inmersos.

El trabajo en pos de la unidad es necesario y urgente señalaron los consejeros quienes coincidieron en señalar la urgente atención del partido aquí en Tejupilco, como en la mayoría de los municipios mexiquense y prácticamente en todo el país, donde es innegable la división ocasionada por la existencia de las llamadas “tribus políticas”, cuyos líderes se han concentrado solo en sus intereses de grupo y los objetivos personales, convirtiéndose la mayoría en “mercenarios” agudizando la división en el partido.

Este sin duda es el origen de tantos fracasos, de las constantes derrotas, dijeron, por eso, pese haber logrado la transición política en los gobiernos locales del sur, se perdió terreno y a pesar de los malos gobiernos que sucedieron a ese cambio tan esperado, los malos gobernantes de los últimos trienios siguen imperando, gracias al conformismo político de los perredistas, quienes han concentrado el poder y las decisiones solo en la cúpula, donde las preventas y la deslealtad marcan una línea muy frágil donde solo desfilan palabras huecas, sin sentido, pero muy útiles para beneficiar solo a  unos cuantos, dijeron.