TOLUCA, Edomex., 26 de diciembre de 2013.- Expertos de la Universidad Autónoma del Estado de México analizaron el agua de ríos cercanos a la capital mexiquense y demostraron que el tinte empleado por la industria textil es uno de los componentes que más contamina el recurso hídrico, así como el más desechado por las empresas.

La investigadora y docente universitaria, Gabriela Roa Morales, abundó que durante cinco años, un grupo de especialistas de la Facultad de Química de la UAEM realizó pruebas para depurar agua contaminada, con una efectividad de hasta 95 por ciento y con el propósito de que ésta pueda ser utilizada en las zonas rurales y de riego.

Después de aseverar que la infección de mantos acuíferos representa la afectación más grave contra el ecosistema, la docente universitaria destacó que en respuesta a la creciente contaminación generada en la entidad, principalmente por más de 154 industrias, la Máxima Casa de Estudios mexiquense, a través de la Facultad de Química, tiene un convenio de colaboración con plantas tratadoras de agua.

Gabriela Roa Morales puntualizó que a través de un convenio con la empresa Reciclagua, se realizan algunos experimentos que permiten la degradación del color del agua y por lo tanto, la depuración de sus componentes contaminantes, a través de procesos electroquímicos.

La alternativa para sanear el agua de forma sustentable, dijo, son los procesos biológicos, en los que se utilizan elementos minerales que permiten un proceso de oxidación de las minúsculas partículas que infectan el agua.

Gabriela Roa Morales agregó que si bien las pruebas realizadas muestran una alta efectividad para depurar los contaminantes, aún no es posible que esta agua sea empleada para consumo humano; sin embargo, es un importante avance para la reutilización de los recursos.