Este viernes se cumplen 160 días de la desaparición o secuestro del padre de la alcaldesa de Ixtapaluca, Maricela Serrano Hernández, y ayer justamente la edil expresaba al gobernador Eruviel Ávila que era necesario que el gobierno del estado utilizara todos los medios y toda la tecnología para encontrar a don Manuel Serrano Vallejo.

Llama la atención el escenario político en el que Eruviel asistió a inaugurar un plantel educativo de nivel superior, en un municipio donde se pensaba que las manifestaciones estarían a la orden del día por parte del grupo Antorcha, para exigir lo que según el gobierno estatal le debe al municipio.

Sorprendió a todos que hubo completa calma, lo cual aseguran muchos fue lo mejor pues el mandatario estatal tuvo acercamiento con la gente de un municipio que se dice ha sido castigado en extremo por todos los proyectos que están a medias, como son obras importantes y todo lo que tiene que ver con la fluidez -atorada- de recursos para Ixtapaluca y que siempre ha reclamado la edil al gobierno estatal.

Es un hecho que este escenario político, en el cual se presentaría a inaugurar una importante obra, fue montado; es decir, que por un lado Serrano no podría mostrarse soberbia para la visita del gobernador y por otro lado se dice que Maricela habría sido condicionada para mantener a sus huestes de Antorcha tranquilas durante la importante visita del Ejecutivo estatal a Ixtapaluca.

De cualquier modo, la edil aprovechó su mensaje de bienvenida al gobernador para pedirle se cumplan los compromisos de campaña para con el municipio, y de igual manera, también abordó el tema de su padre.

Llama la atención que en el asunto de la desaparición de don Manuel Serrano, la edil y el grupo Antorcha le hayan bajado intensidad al reclamo de su aparición, como al principio de estos 160 días; incluso, tal parece que la propia presidenta municipal, ni el grupo Antorcha, estarían interesados en hacerse notar con la exigencia de resolver lo que se considera como secuestro político.

Al menos por lo último que ha ocurrido en torno al caso, que es la petición personal de la presidenta municipal al gobernador para que aparezca su padre, dado que fueron suspendidas las vallas humanas, las manifestaciones y el volanteo para dar a conocer a la población la situación del caso.

Y bueno, todo parece indicar que la visita de Eruviel Ávila a Ixtapaluca será provechosa para la ciudadanía, sobre todo si los recursos comienzan a llegar para el municipio y se aprueban proyectos, como es la fundación de un plantel de la escuela normal de maestros para impartir la maestría en Educación.

Si los beneficios a la población no llegan, se pensaría que el gobernador acudió a Ixtapaluca a representar un acto protocolario, más de los que tiene que cumplir, y eso sí sería una pena si continúa la cerrazón del gobierno estatal con este municipio que quiérase o no está en manos de antorchistas.