TOLUCA, Edomex., 6 de junio de 2014.- El especialista del Centro de Investigación y Estudios Avanzados de la Población (CIEAP) de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), Juan Gabino Becerril, aseveró que los hijos descendientes de migrantes mexiquenses son vulnerables a la discriminación, segregación social e incluso llegan a ser víctimas de bullying al querer introducirse en la sociedad después de que los padres deciden regresar a vivir a la entidad mexiquense.

El investigador refirió que al no dominar el español, los menores se convierten en un blanco de burlas por parte de los demás niños, además de que su aprendizaje se obstaculiza pues los profesores no están preparados para la enseñanza a este sector.

Precisó que para estas fechas aproximadamente 15 mil migrantes regresarán a su entidad de origen, de los cuales el 30 por ciento son niños, y de ellos, de acuerdo al investigador, el tres por ciento tiene deseos de quedarse a vivir en el Estado de México.

Sin embargo, aseguró que los padres batallarían demasiado para encontrar trabajo y sus hijos tendrían problemas para encontrar un lugar dónde estudiar, pues muchos de ellos no cuentan con acta de nacimiento.

Asimismo, Gabino Becerril señaló que los municipios en donde más se presenta este fenómeno es en Tejupilco, Tenancingo y Almoloya de Alquisiras.

Finalmente, el investigador resaltó que aunque el Gobierno Federal ya se dio cuenta de esta problemática, ya que la Secretaría de Educación Pública (SEP) rindió un curso con el CIEAP para orientar a los catedráticos ante esta situación, el gobierno mexiquense no está preparado para recibir a este sector.