La Selección Mexicana por fin se las vió ante la temida ‘Haka’ que terminó por ser más una bienvenida cultural que un ritual intimidatorio. México ya está en Wellington y a pesar del 5-1 el ambiente que se vive en Nueva Zelanda parece ser inmejorable para el duelo de vuelta.

México llegó a Nueva Zelanda cerca de las 23 horas locales, ahí, mientras iban saliendo por los pasillos del Aeropuerto de Wellington, fueron abordados por un grupo de “guerreros” que ataviados con el tradicional atuendo de las tribus maorís, además de algunas lanzas y caras pintadas recibieron al ‘Piojo’ y sus muchachos.

Leonora Rueda, embajadora de México en Nueva Zelanda, fue quien organizó la recepción del equipo mexicano quien aceptó gustoso la bienvenida con Miguel Herrera recogiendo una pluma de ave del suelo, que significa que la llegada de la Selección Mexicana es en son de paz, como lo explicó Rueda al ‘Piojo’.

A cambio, el equipo mexicano tuvo que cantar algo para aceptar la bienvenida de los maorís que escucharon el ‘Cielito Lindo’ entonado por Herrera y la Selección Mexicana; al finalizar el cántico, los jugadores mexicano abordaron el autobús que los llevó al hotel de concentración donde luego entrenaran previo al duelo de vuelta de la repesca mundialista.