TOLUCA, Edomex., 17 de diciembre de 2013.- A pesar de ser un espacio confinado para el uso y libre tránsito de las bicicletas en la capital mexiquense, a diversas horas del día se puede observar un constante peligro para los conductores de estas unidades ecológicas pues, derivado de la poca vigilancia vial que se tiene en la zona de la ciclovía, los conductores de automotores las usan como zona de ascenso y descenso de pasaje y estacionamiento.

En un recorrido realizado por Quadratín Estado de México se pudo constatar que algunos vehículos sólo prenden sus señales intermitentes y proceden a bajar o subir ocupantes sin que la autoridad les diga nada al respecto e incluso las mismas patrullas optan por dejarlos hacer estas maniobras sin siquiera conminarlos a avanzar al ser esta una zona restringida para el estacionamiento, aunque sea momentáneo.

Leopoldo Hernández, vecino de la zona, señaló que sobre todo es en la parte de las funerarias que se encuentran en la calle de Hidalgo donde se presenta el mayor problema pues “los de los automóviles sólo dicen que es rápido y en realidad entorpecen durante algún rato la vialidad, sólo mandan a un policía un par de horas al día pero creo que debería de estar más al pendiente”.

Y es que la apuesta de la autoridad es que la población pudiera estar ocupando prioritariamente este medio de transporte para trasladarse al centro de la capital pero al parecer sólo es en los fines de semana que la vigilancia se vuelve más constante.