TOLUCA, Edomex., 21 de noviembre de 2013.- El Patio del Sabor, predio que las autoridades municipales otorgaron a comerciantes ambulantes -que operaban en calles del primer cuadro de la ciudad- con el objetivo de evitar actividades mercantiles irregulares en la vía pública, actualmente es usado en un 60 por ciento simplemente como bodega.

Lo anterior ya que la mayoría de los beneficiados siguen desempeñándose en las calles y acuden a dicho espacio únicamente para suministrarse de mercancía cuando terminan de vender en Los Portales y primer cuadro de la ciudad.

Entrevistados por separado, algunos comerciantes reconocieron que han tenido que usar su local como una especie de “base de operaciones”, ya que a dicho predio no acude prácticamente ningún cliente.

Por ello, para poder sobrevivir -mencionaron- se han visto en la necesidad de regresar a la vía pública y, cuando termina la jornada, acuden a la calle de Lerdo casi esquina con Quintana Roo a guardar su mercancía en los puestos que en su momento les fueron asignados por el municipio.

Algunos de los vendedores ambulantes del primer cuadro de la ciudad coincidieron en señalar que en El Patio del Sabor, ubicado a cinco calles de Los Portales, se esperaba que asistieran no sólo turistas (como sucede en época vacacional), sino también oficinistas y trabajadores de la zona en general, potenciales consumidores que probablemente podrían reactivar sus ventas “pero siendo realistas sólo les consumen a aquellos compañeros que venden comida”, comentó el señor Ricardo.