IXTAPALUCA, Edomex., 2 de julio de 2014.- El Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, se dejó saludar por colonos antorchistas que constantemente gritaban consignas a favor de que apareciera con vida el señor Manuel Serrano Vallejo, secuestrado hace más de ocho meses.

Las mujeres, principalmente, se emocionaban al verlo pasar. Peña Nieto les arrancaba una sonrisa y él mismo se tomaba fotos, mientras su guardia personal se veía en aprietos para controlar a las mujeres que se arremolinaban en torno a su paso.

En sí, había unas 500 personas en la recepción de Peña Nieto, quien llegó a inaugurar el distribuidor Chalco-Ixtapaluca.

El helicóptero en que llegó bajó a unos 100 metros de donde estaba una carpa con la gente, esperándolo.
Con su camisa roja pasó por la valla metálica, en donde las mujeres empezaron a gritar «Peña, Peña», al igual que cuando fue candidato a la presidencia.

Los antorchistas presentes gritaron: «A Manuel Serrano lo queremos vivo y sano», a la vez que alzaban globos y banderines color blanco y rojo con el nombre de «Antorcha, presente».

Finalmente, al llegar al estrado la alcaldesa de Ixtapaluca Maricela Serrano le dio la bienvenida al municipio antorchista.