TOLUCA, Edomex, 12 de noviembre de 2013.- El Gobierno Federal, encabezado por Enrique Peña Nieto, publicó el 1 de octubre en el Diario Oficial de la Federación un decreto que modifica y reforma el estatus del Parque Nacional al “Nevado de Toluca” para convertirse en “Área de Protección de Flora y Fauna”, con lo cual se abre la posibilidad de que las comunidades participen en “proyectos de aprovechamiento sustentable”.

La noticia desató una campaña en redes sociales y en la plataforma Change.org llamada “Enrique Peña Nieto, Presidente de México: Restablezca el estatus de Parque Nacional al Nevado de Toluca”, en la que los ciudadanos invitan a firmar para que al Nevado se le regrese su calidad de área de protección.

De acuerdo con el director del Nevado de Toluca, Luis Miguel Mandujano Álvarez, la categoría que presentaba esta área desde 1936 es una de las más restrictivas, pues sólo se podían realizar actividades de educación ambiental, turismo, restauración, investigación y fomento de la flora y fauna pero no permitía ningún tipo de beneficio para la comunidad.

Según la explicación del funcionario, con este decreto se derogan y adicionan diversas disposiciones que permitirán a la población de la zona recibir apoyos para plantar diversas especies de árboles y otro tipo de cultivos; se les apoyará para que cuenten con un espacio para mantener en corral al ganado y para que tengan una unidad para que produzcan forraje y puedan alimentarlo.

Se podrá realizar una mejor preservación de los ecosistemas y sus elementos, entre ellos turismo sustentable, mantenimiento de la infraestructura fija existente y construcción de infraestructura para acciones de investigación científica y monitoreo.

Con este tipo de acciones se controlará el pastoreo libre y los incendios forestales provocados. Es importante señalar que al entrar en la categoría de Área de Protección de Flora y Fauna el “Nevado de Toluca” tendrá una zona núcleo y zona de amortiguamiento.

Sin embargo, en la petición considera que “no se debe sacrificar un área natural protegida en pos de construir, licitar o realizar un negocio que la comprometa o la destruya irremediablemente. Esto resultaría en un detrimento de la calidad de vida de los habitantes de las zonas aledañas, pero, sobre todo, se atenta contra el patrimonio ecológico y natural de México y de la Humanidad”.

En el decreto se establece que la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) será la encargada de administrar, manejar y preservar los ecosistemas y sus elementos en el área, así como de vigilar que las acciones que se realicen dentro de ésta, se ajusten a los propósitos del documento.

En un comunicado la dependencia advierte que seguirán existiendo restricciones en la zona, como remover o extraer material mineral, cambiar el uso de suelo, dañar a las especies silvestres de flora y fauna, introducir ejemplares o poblaciones exóticas de la vida silvestre, hacer uso de fuego o fogatas, usar explosivos e introducir vehículos automotores no autorizados, entre otros puntos a fin de proteger esta zona.