TOLUCA; Méx.- Trabajadores que edifican lo que será el distribuidor vial de avenida Alfredo del Mazo y López Portillo, se toparon con la bóveda del río Verdiguel que atraviesa de forma subterránea la ciudad de sur a norte, por lo que tuvieron que romperla.

“Se tuvo que intervenir porque justo en ese sitio estaremos colocando una de las columnas que soportan las través del distribuidor”, comento uno de los encargados de la obra que pidió la reserva de su nombre.

Entrevistado por QUADRATIN  Edomex el coordinador de los trabajos explicó que se tomó dicha decisión, ya que todas las columnas (con un avance de 40% de construcción) tienen que estar alineadas.

Asimismo, reconoció que una vez edificada la columna del distribuidor vial, el cauce del Verdiguel  quedara a unos centímetros, no obstante aseguró que no se correrá ningún riesgo de hundimiento o desgajamiento interno.

La bóveda del río Verdiguel mide en promedio 3 metros de ancho por 4 de alto y se extienden a lo largo de 4.7 kilómetros a una profundidad de 3 hasta 10 metros; atraviesa más de una decena de colonias a partir de El Seminario hasta La Magdalena, donde queda al descubierto y continua hasta llegara al río Lerma.

Su edificación data de hace un siglo y ésta se ha registrado en varias etapas, especialistas de Organismo de Agua y Saneamiento de Toluca, precisan que en su estructura se puede observar materiales y técnicas diferentes de construcción como hormigón, concreto armado, concreto reforzado y celosías.

Según el proyecto ejecutivo del distribuidor vial que tendrá un aforo de 120 mil vehículos, la obra que tiene una inversión de 600 millones de pesos y es realiza por la empresa  Promotora de Desarrollo e Infraestructura, S.A DE C.V, estará terminada a principios del 2015.