CUAUTITLÁN, Edomex., 21 de diciembre de 2013.- Más de 100 años de historia están a punto de perderse en el municipio de Cuautitlán.

La vieja estación del ferrocarril, localizada a unos 100 metros de la estación Cuautitlán del Tren Suburbano, es utilizada como refugio de indigentes y migrantes, quienes hacen fogatas en su interior.

Una malla ciclónica protege el lugar, pero desde hace tiempo la cerca tiene un agujero, por donde entran los moradores de este histórico sitio. Las puertas y ventanas de madera al parecer fueron utilizadas como combustible para fogatas.

El propio Porfirio Díaz inauguró en 1878 el tramo del ferrocarril entre la ciudad de México y Cuautitlán-México, según consta en documentos históricos de este municipio, por lo que se presume que las dos estaciones del ferrocarril que existen en la localidad fueron edificadas durante ese periodo.