TOLUCA, Edomex., 22 de diciembre de 2013.- Cuando una mujer sufre algún tipo de violencia ya sea sexual, laboral o psicológica, al momento de denunciar se está enfrentando -en el Estado de México- a otro tipo de violencia que es institucional, pues a pesar de que las leyes en apariencia las protegen, en la realidad esto no ocurre así y no sufren una sola vez la victimización sino que esta se repite en las instancias que se encargan de procurar justicia.

Ruth Miranda Herrera, líder estatal de la Red por los Derechos Sexuales y Reproductivos en México, aseveró que las instancias que deberían de procurar la justicia para las mujeres que hayan sufrido algún tipo de violencia han hecho que el camino legal sea muy tortuoso y los propios ministerios públicos toman muchas veces el papel de juzgadores pero en contra de las agredidas.

Indicó que aún hace falta que se hagan campañas muy intensas para dar a conocer las causales que se tienen para poder acceder de manera legal a la interrupción del embarazo como son que el producto se haya gestado en una violación, malformaciones congénitas y grave daño a la salud.

Señaló además que una de sus luchas radica también en “que se homologue en la entidad la norma 046 que es la que dice que si llegas a un Ministerio Público y fuiste producto de una violación te deben decir que puedes quedar embarazada y te deben de proveer del anticonceptivo de emergencia”, destacó la activista.