Pese a que 35 personas se inscribieron para el hueso del Órgano Superior de Fiscalización de la Cámara de Diputados, la neta es que la chamba ya tiene dueño.

La próxima titular de este importante organismo que revisa cuentas y números en la entidad, será Miroslava Carrillo.

Su gran sombra es haber sido, hasta hace algunas semanas, diputada federal por Morena. Legalmente no tendría ningún problema, moralmente es donde no se ve tan honorable recibir el encargo.


¿Cómo revisará las cuentas de alcaldes morenitas, se preguntan algunos, si viene del mismo canasto?


Será un hueso con carne, sí pero también con mucho pellejo.