Violación de derechos laborales y humanos se ha convertido en la constante en el Gobierno municipal de la beoda alcaldesa de Ocoyoacac, Anallely Olivares (Salucita de la buena), que ha contratado a personal para el ayuntamiento sin seguridad social, y obligándolo a firmar su renuncia en blanco, sin fecha, para darle a los trabajadores “cuello” cuando se le antoje a la cliente frecuente de las crudas.

La enamorada funcionaria sigue las indicaciones de su príncipe tesorero, y comienza a meter en problemas legales a la administración.

Las denuncias están por llegar al Órgano Superior de Fiscalización en donde, seguro, no le ofrecerán a Anallely, ni siquiera, un aperitivo.