Ya han pasado más de dos años de que el sistema de Salud de Edomex fue brutal, criminalmente saqueado por la pandilla de Ecatepec que encabezaba el exgobernador y hoy senador Eruviel Ávila Villegas.

Durante estos dos años, las investigaciones no ha cesado y la Auditoría Superior de la Federación está a punto de presentar las conclusiones del desmadre que causó César Gómez Monge, entonces impresentable secretario de Salud.

La investigación podría alcanzar a varios infames servidores que robaron a manos llenas dejando a su suerte a miles de enfermos mexiquenses.

La ASF ha encontrado operaciones de robo hasta en las gasas o productos mínimos de asepsia en pequeñas clínicas, hasta vacunas, equipo médico que nunca llegó y a sobreprecio, y una desbordada plantilla de funcionarios de “primer nivel”, sirvientes, todos, de Gómez Monge.

Ávila y Gómez tendrán que explicar mucho sobre cómo se manejó el sistema de salud durante su administración. La ASF los tiene, ya, en la mira.