De manera impúdica, irresponsable y oportunista, el presidente honorario del DIF en Tenancingo, Luis Fernando Gallegos Estrada, ha ocupado estos últimos días -justo en la parte más peligrosa de la pandemia de Covid 19- para entregar, sin ningún protocolo de sana distancia y poniendo en riesgo a los trabajadores del Sistema, diversos apoyos alimenticios.

El jovencito, con aspiraciones guajiras a un cargo de elección popular, se ha atrevido a decirle a los trabajadores del DIF que “son inmunes, que ellos no se van a contagiar, y que sigan trabajando sino quieren perder su trabajo”.

Previa foto para presumir su labor humanista, el hijo del alcalde, Gabriel Gallegos, entrega unos cuantos apoyos y se va, dejando a padres de familia y trabajadores bajo el riesgo de la pandemia.

Sin empacho, sin decencia, sin escrúpulos, políticos o aspirantes, como éste, ponen en riesgo la vida de las personas, incumplen con las normas sanitarias y desobedecen las disposiciones, como ciudadanos impunes e inmunes . Y aún así, quieren tener poder.