A la alopécica administración de Tenancingo, le ha valido, a lo largo de todo este tiempo, la pandemia. La impresentable administración de Gabriel Gallegos, ha hecho poco por combatir el coronavirus; tan indolente ha sido, que el alcalde viven en Metepec y no en Tenancingo lo que “lo salva un poquito” de algún contagio.

Ahora, otra vez, muestra su irresponsabilidad supina al abrir panteones pese a la advertencia de las autoridades sanitarias del estado, sobre el riesgo que implica una acción como ésta.

El ayuntamiento anunció que se abrirán estos espacios desde el 29 de octubre y hasta el primero de noviembre. La contingencia es minimizada y el riesgo para los habitantes, inminente. Que alguien le avise al alcalde lo que está pasando en el DIF Municipal, en donde, pese a sus amenazas a los trabajadores para que no difundan nada, ya hay varios infectados de Covid 19, por la irresponsabilidad de su hijo y del propio Gallegos. Derechos Humanos ya lo tiene en la mira por tan irresponsable actuar en esa dependencia.