OAXACA, Oax. 13 de junio de 2020.- La pena que podría alcanzar el policía que disparó en contra de Alexander por la comisión de homicidio calificado sería de más de 100 años reveló el fiscal general de Oaxaca, Rubén Vasconcelos Méndez. La Fiscalía General del Estado de Oaxaca logró imputar al policía municipal el delito de homicidio calificado y obtener del juez de control la prisión preventiva. Aunque la defensa del imputado solicitó la ampliación del término constitucional, el plazo para determinar su situación jurídica vence el próximo 17 de junio. Rubén Vasconcelos explicó que en Oaxaca la pena por homicidio considera la prisión hasta por 40 años, pero esta tiene un agravante cuando se trata de un integrante de las corporaciones de seguridad. Esto implicaría otras penalidades, que sumando, podrían dar una condena de más de 100 años. Este viernes, la Fiscalía General de Oaxaca llevó a audiencia y obtuvo del Juzgado de Control de Tuxtepec, prisión preventiva en contra del policía de Acatlán de Pérez Figueroa que la noche del martes 9 de junio disparó y mató al joven estudiante del club Rayados. De acuerdo con la carpeta de investigación 18130/FCUEACATLÁN/2020, el 9 de junio de 2020, alrededor de las 22:30 horas, el adolescente transitaba a bordo de una motocicleta marca Vento color roja en compañía de otros jóvenes sobre la carretera El Amate-Acatlán de Pérez Figueroa, en el tramo carretero Vicente Camalote –a la altura del crucero “La Cruz”- cuando la patrulla 023 de la policía municipal de Acatlán de Pérez Figueroa, que venía en sentido contrario con las luces apagadas, les cerró el paso abruptamente. Posteriormente, de la cabina trasera de la patrulla descendió el policía municipal ahora imputado, quien portaba una escopeta y realizó un disparo contra el adolescente, privándolo de la vida, siendo la causa de la muerte laceración encefálica producida por proyectil de arma de fuego de componentes múltiples. Como resultado de este hecho, otro adolescente que viajaba junto con la víctima, resultó lesionado al derrapar de su motocicleta al tratar de proteger su integridad, siendo llevado al Hospital de San Juan Bautista Tuxtepec, donde actualmente se reporta estable y en estado de recuperación. La Institución de procuración de justicia reitera que no habrá impunidad ni en éste ni en ningún caso donde elementos de los cuerpos policiacos atenten contra la integridad y la vida de las familias oaxaqueñas, aplicando con firmeza y rigor la Ley para lograr la justicia en favor de las víctimas.