TOLUCA, Edomex., 14 de mayo de 2019.- En seis años el delito de desaparición forzada se disparó más de un 600 por ciento y a pesar de ello, el gobierno estatal en 2018 destinó apenas 800 mil pesos para la búsqueda de personas no localizadas y para dar justicia a mujeres.

Lo anterior se expuso en la mesa de trabajo entorno a la iniciativa de Ley en desaparición forzada de personas y desaparición cometida por particulares, que impulsa la diputada Karina Labastida Sotelo.

La legisladores morenista, Labastida Sotelo ventiló que hace un año la entidad a través del Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento a la Seguridad (FASP), recibió recursos casi 15 millones 500 mil pesos, no obstante de esa cantidad apenas destinaron el 1.5 por ciento para el combate de desapariciones.

Anticipó que el Congreso Local incidirá en redireccionar los recursos federales destinados para el delito de desaparición y trata, pues -indicó- que no bastará con que se tenga un marco actualizado si los órganos encargados no ejercen sus funciones dentro de esos lineamientos y con herramientas necesarias.

Señaló que el monto a nivel país será del orden de 400 millones de pesos, además del esquema FASP que tiene una bolsa de más de 620 millones de pesos.