TOLUCA, Edoméx., 29 de noviembre del 2016.- Consultado con respecto a los hechos ocurridos la mañana del pasado 24 de noviembre, cuando en la comunidad toluqueña de Jardines de La Crespa se encontraron los cuerpos ultimados del empresario transportista y abogado Guillermo Rojas Rojas y su hijo, el delegado estatal de la Cámara Nacional de Autotransporte de Pasaje y Turismo (CANAPAT), Odilón López Nava, dijo que no hay que dar ningún pronunciamiento, ni declaraciones que enrarezcan las investigaciones de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM), quienes llevan el caso y exhortó a dar un voto de confianza a las autoridades para que resuelvan y esclarezcan en tiempo y forma los homicidios.

Por respeto a la familia del occiso, prefirió no emitir expresión alguna sobre el lamentable caso, pero manifestó que dentro de la CANAPAT hay buen ambiente laboral, pese a que existen, sin duda, ideas y filosofías diferentes sobre cómo se debe llevar un control de calidad del transporte en el Valle de Toluca y demás zonas de la entidad.

Preocupado por el innombrable suceso que cambia la percepción de la seguridad en el gremio transportista, López Nava expresó que ante todo deben continuar laborando para cumplir con las exigencias de los usuarios, sin embargo, trata de unificar a los integrantes y seguir los protocolos de seguridad implementados en conjunto con la Comisión Estatal de Seguridad (CES) y demás corporaciones que comprende el Mando Único.

Sobre el perfil de Guillermo Rojas Rojas, mencionó que tenía muchas ocupaciones más allá de haber sido uno de los principales líderes del transporte a lo largo de 25 años y ejemplo a seguir para muchos de sus trabajadores de la empresa Rápidos del Valle de Toluca. Acotó que era un abogado con muchos casos diversos y que no sabía nada de su vida personal, porque esa siempre se respeta.

Lo que sí le incomodó, e incluso se atreve a decir que le dolió, fue la muerte del menor, a quien su padre lo llevaba a la escuela al momento del secuestro y posterior muerte, porque nadie merece perder a un hijo de esa brutal y salvaje manera.

También Odilón López Nava agregó que muchos de los empresarios transportistas del Valle de Toluca, a diferencia de otras partes de la entidad y de otros estados, no suelen usar escoltas, ni seguridad extrema, porque no es su estilo, ni desean llamar sobremanera la atención, porque todo su patrimonio lo deben y no es necesario andar pregonando nada.

Antes de finalizar la entrevista, el delegado de la CANAPAT en el estado de México, dijo que la mañana del próximo martes 6 de diciembre se llevará a cabo la tradicional reunión del primer martes de cada mes con las autoridades encargadas de resguardar el orden (principalmente la CES) para darle continuidad a las estrategias de seguridad, y en este caso, para plantear ideas extraordinarias para la temporada decembrina.