SAN LUIS POTOSÍ, SLP., 21 de agosto de 2020.- Ser padre es mucho más que tener un hijo. Es una ofrenda de lo más valioso que tenemos, el tiempo, a alguien que es más importante que todo lo demás. Es creerte maestro y aprender más que nunca, es titularte en la más prestigiosa universidad.

Es el camino que no tiene mapa, el sendero sin retorno que te transforma, la aventura que sabes que te cambiará, es el punto místico del resto de tu existencia, es sacrificar mucho sin importar lo que pierdes, porque siempre ganas.

Es el amor viviendo en ti. Ser papá soltero es una responsabilidad que hoy en día va en aumento, debido a un interés de hacerse cargo del proceso de crianza de los niños, ocasionado por las altas tasas de divorcios.

Así como en el siglo pasado la idea de la mujer era entrar en el mercado laboral. Nuestra televisión ha proyectado una de las series televisivas que se ha convertido en un ícono ejemplar por más de 30 años, un programa que marcó pauta en la televisión mexicana y de América Latina debido a su género de entretenimiento familiar, ‘Papá Soltero’ bajo la estelarización del cantante de rock de los 60’s César Costa, que hace el papel de Don César Costa, un padre soltero con la misión de guiar por el buen camino a sus tres hijos: Miguel, Alejandra y Cesarín.

“No era un programa de concursos o comedia, o telenovela, ‘Papá Soltero’ marcó ese lado positivo de la comunicación entre padres e hijos gracias a su labor de tipo social y educativa, además de cumplir su labor de entretener”, nos comentó en entrevista exclusiva para Quadratín Espectáculos el licenciado César Costa, un gran promotor cultural.

«Cuando me dijeron el título del programa, le pedí al señor Víctor Hugo O’Farril que me diera una semana para pensar qué podía hacer con eso, ya con el título en mi mente empecé a trabajar mucho, yo ya había tomado un curso de génesis de programas de televisión, fue interesante darle vida a una idea, empecé a diseñar a ésta familia, con un papá falible, en lugar de ser autoritario, tratar de comunicarse y ser amigo, aparte de generar autoridad con los hijos; fue una experiencia maravillosa diseñar en lugar para dos hijas y un niño, fueran dos varones y una niña, una hija frágil, ya que en nuestra idiosincrasia mexicana siempre protegemos a la mujer, realmente creamos un nuevo género en la barra televisiva”, con emotivas palabras de éxito y satisfacción nos expresa el rockanrolero.

“MUCHA GENTE ME ESCRIBÍA”

César Roel Schreurs, conocido artísticamente como César Costa es un cantante, actor, productor y abogado mexicano, un icono del rock and roll, además de ser Miembro del Consejo Consultivo de la Unicef en México y Embajador de Buena Voluntad.

«El entretenimiento familiar con la imagen de una familia disfuncional fue un éxito, con el tiempo amigos míos y compañeros que eran papás solteros, y mucha gente me escribía, me decían que el programa era una referencia útil para que ellos pudieran platicar los casos con sus hijos y orientarlos en la toma de decisiones, mi personaje tuvo que cambiar todo su estilo de vida, de soltero sin compromisos, a un responsabilidad paternal, sobre todo en una edad difícil que es la adolescencia”.

César Costa se interpretó a sí mismo, su personaje era un excantante de la época del rock and roll de los 60’s, y fungía como productor.

“Tuve mucha suerte en escoger el casting en cada uno de los muchachos, el cariño y esa pasión que le inyectamos todo el elenco de Papá Soltero, dio como resultado siete años de transmisión con los ratings exitosos”, agregó.

«David, platícame cómo vas con tus hijos, qué duro, caray, ser padre soltero y que bárbara es la justicia mexicana que anda por los suelos en favor de los padres responsables, pero déjame decirte, cuando se entienden bien los problemas se convierten en oportunidades, eso seguramente es un estímulo para crecer profesionalmente y como persona.

“Yo tengo dos hijas, yo tomaba muchos ejemplos obviamente y como soy muy inquieto estudié mucho esas edades que representaban mis hijas en la vida real y en los hijos de la vida del personaje. Para escribir con Carlos Aguilar y un asesor y tu servidor los libretos, tomaba ejemplos de mis niñas, de sus actitudes, les decía: ‘Vengan vamos a ver el programa’.

Me decían: ‘Ay, papá, somos nosotras’, era todo un fenómeno social real la serie, todo un objetivo central que permeaba en la sociedad, ‘Papá Soltero’ cumplió su cometido”, destacó César Costa, quien en cada emisión semanal usó un suéter diferente.

¿ABUELO SOLTERO?

La serie terminó por que el intérprete de “Mi Pueblo” fue requerido por Emilio Azcárraga Milmo, entonces presidente de Grupo Televisa, ya que tenían en puerta el proyecto de un programa, “Un nuevo día”, ya que fue el productor. “Estar al aire en dos espacios iba en contra de las políticas de la empresa, ellos decidieron que debía quedarme en la segunda producción y dejar ‘Papá Soltero’, me dejaron un año más solamente después de la oferta.

No pierdo la esperanza de que atiendan mi petición de echar andar el proyecto ‘Abuelo Soltero’, que propusimos hace algunos años, el piloto muestra a la misma familia, pero 20 años después. Los hijos ya con sus propios hijos, y el abuelo que sigue soltero, creo es difícil lo acepten, pero difundir valores nunca pasará de moda en la televisión”, dijo la gran leyenda de nuestras celebridades mexicanas.

UN BUEN EJEMPLO

El actor aplaude que se siga transmitiendo y sea un ejemplo, pues considera que los valores que promueve son fundamentales en el desarrollo de la sociedad y pocos son los espacios televisivos que los difunden. La cereza en el pastel fue la película ‘Me tengo que casar/Papá soltero’, una película mexicana de 1995, dirigida por Manuel García Muñoz.

Detalles de la serie Desfilaron por la serie grandes invitados como: Eugenio Derbez, Timbiriche, Lourdes Munguía, Carlos Espejel, Laureano Brizuela, Edith González, Microchips, Fandango, Botellita de Jerez, Lucerito, Jorge Ortiz de Pinedo, y una larga lista. Para el opening de las primeras temporadas (1987-1989) se alternaban temas instrumentales con temas de famosos artistas de los 80’s, como Miguel Mateos, Heart, Eddie Money, Pet Shop Boys, Men at Work, Men Without Hats, The Outfield, Hombres G, Timbiriche, Billy Joel, así como del grupo peruano Autocontrol.

A partir de 1990 se dejaron solo temas instrumentales hasta el fin de la serie en 1994. La serie se filmó principalmente en los estudios de grabación de Televisa, en escenografías creadas para dar el efecto que se llevaban a cabo en el edificio localizado en la avenida Porfirio Díaz, número 105 (colonia Nochebuena) en la Ciudad de México.

Las tomas de apoyo de circunstancia, tiempo y modo, se hicieron en el edificio mencionado para contextualizar la situación de la serie. También hubo locaciones fuera de los estudios de grabación de acuerdo a la trama, y fueron en la playa de Acapulco, Guerrero.