TOLUCA, Edoméx, 28 de diciembre del 2016.- El clasismo es una forma de violencia, aseveró la especialista Laura García Landa, al dictar la ponencia “La esencia sutil del lenguaje violento”, ante alumnos, académicos e investigadores de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Autónoma del Estado de México.

Ante la comunidad de la Máxima Casa de Estudios mexiquense, la académica universitaria agregó que en la vida laboral se puede ver este tipo de violencia cuando se acude a una entrevista de trabajo y se hacen discriminaciones a partir del sistema hegemónico, porque ese artificio dicta la manera en que se trata a las personas, transgrediendo su integridad como humanos.

Laura García Landa explicó algunas formas mediante las cuales se puede observar violencia y, en muchas ocasiones, llega a ser invisible, pero siempre es latente que la violencia simbólica se encuentra en el lenguaje.

¿Cuántos de ustedes no han sufrido o ejercido una situación de violencia?, cuestionó la universitaria a los asistentes a esta plática previó a invitar a la reflexión y descubrir que en diversas facetas de la vida cotidiana se está expuesto a diversas formas de violencia.

Asimismo, expuso que dentro de una lógica laboral existen problemáticas de violencia que refieren al lenguaje materno, es decir, a personas indígenas que no hablan español no se les retribuye por su trabajo como traductores o maestros, entre otros, sólo por el hecho de que es una lengua indígena y no una lengua que es hablada a nivel internacional, como el inglés.

Laura García puntualizó en que a partir de los usos que dan al lenguaje es posible determinar el actuar de las personas en sociedad, así como en los medios de comunicación; por lo tanto, no hay un significado detrás de todas estas conductas y sí una serie de patrones mediante los cuales se rigen las conductas.