CALIMAYA, Edoméx, 24 de noviembre del 2016.- La Procuraduría de Protección al Ambiente del Estado de México (PROPAEM) clausuró una mina, ubicada en el Ejido de San Andrés Ocotlán, por incumplir con la Normatividad Ambiental.

Lo anterior derivó de un Dictamen Técnico de Afectación Ambiental remitido por la Comisión del Agua del Estado de México, en el que denuncian afectaciones a la Planta Tratadora de Aguas Residuales de Calimaya, así como daños al medio ambiente.

Independientemente de las acciones legales que interponga la Comisión del Agua del Estado de México (CAEM), esta mina podrá ser acreedora a una sanción administrativa por parte del organismo Procurador de Justicia Ambiental Mexiquense, por una cantidad que oscila entre los mil 250 a 55 mil Unidades de Medida Actualizada.

Con estas acciones la Procuraduría de Protección al Ambiente reafirma su compromiso con los mexiquenses, de garantizar a la sociedad un medio ambiente saludable y verificar el estricto cumplimiento de las normas ambientales.