CIUDAD DE MÉXICO, 22 de noviembre de 2016.- De acuerdo al Centro de Investigación para el Desarrollo (CIDAC), la pérdida por el consumo de piratería en México podría alcanzar a financiar a la Universidad Autónoma de México (UNAM) durante todo un año e inclusive, podría pagar dos Instituto Nacional Electora (INE), cifra que constituye un reto para la economía de nuestro país, pero particularmente para las instituciones que tienen la obligación de combatirlo y descenraizarlo de la cultura mexicana.

Cabe señalar que, la piratería es un delito que engloba diferentes actividades como plagio de artículos o diseños, violaciones a la propiedad intelectual, industrial o robo de patentes, falsificaciones, adulteraciones del original, entre otros aspectos. Esta práctica ha estado presente a lo largo de la historia universal en diferentes sociedades.

El tema ha sido debatido ampliamente en el marco de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE) que ha denunciado, en numerosas ocasiones, que a escala internacional es Hong Kong el punto de origen y fuente principal de productos falsificados, los cuales algunos de ellos se comercializan en las calles del Centro Histórico de la CDMX e incluso en casi todas las regiones del país.

LEER MÁS: QUADRATIN MÉXICO