Ropavejero

José García Segura

Con la mayor crisis de salud, económica y social de que tengamos memoria, el presidente Andrés Manuel López Obrador hace, de nuevo, proselitismo.

Ataviado como ropavejero, lleva un costal de sermones y promesas: mantenerse informados, actuar con optimismo, rechazar el egoísmo, dar la espalda al consumismo, promover la prevención, gozar de la
naturaleza, alimentarse con maíz, frijol, frutas de temporada, pescado y animales criados en patios o potreros, hacer ejercicio y, caminar por la espiritualidad.

Contra el pronóstico de la Organización Mundial de la Salud (OMS) su pregón es dejar atrás el confinamiento, vencer el miedo, salir a las calles y dar paso a la reapertura comercial, lo que anticipa nuevos brotes y rebotes del letal virus.

Dije rebotes, no rebrotes, como anuncia el gobierno de México.

Desde esta mañana de lunes, al menos 15 estados podrían dejar el semáforo nacional en rojo y ubicarse en el color naranja (de alerta máxima a alta) lo que significa que además de abrir museos e iglesias, las personas de la tercera edad podrían realizar actividades.

En la minería, construcción y fabricación de transporte se podrá trabajar libremente.

Expertos aseguran que las muertes y contagios serán cosa de todos los días, al menos hasta que termine 2020, si no es que hasta 2021.

Las autoridades mexicanas de Salud advierten el “alto riesgo” que eso significa; no obstante, Andrés Manuel López Obrador se aferra a “vencer no solo la pandemia, sino nuestros temores, nuestros miedos”,

En la perspectiva del presidente, se trata de “ir avanzando”, no quedarnos inmóviles “porque también es un asunto mental”.

El reporte de este domingo situaba a México en los primeros lugares de contagios y muertes en el mundo.

En lo local (CDMX, Estado de México, Baja California, Tabasco, Veracruz…) las muertes sumaban 17 mil 141 y los contagios confirmados ascendían a 146 mil 837.

Todo el país, excepto Tamaulipas, está en alerta máxima. Hace tres semanas, todas las entidades mostraban una alerta sanitaria similar, excepto Zacatecas.

Un estudio de la Universidad de Washington revela que a mediados de junio los muertos por coronavirus rebasarían los 16 mil y que, al 4 de agosto, la cifra estaría cercana a los 52 mil.

De acuerdo con la UNAM, los brotes podrían extenderse hasta 2021, dependiendo “del comportamiento de la gente”.

Permítame citar un caso: la capital del país, donde la regenta, Claudia Sheinbaum relajó las medidas sanitarias: «Hasta ahora hemos
logrado el control de la pandemia en la Ciudad».

La propuesta de “La Chein” es abrir tiendas y centros comerciales, estaciones del metro y metrobús, pero, sobre todo, el centro religioso más importante de América Latina y segundo en el mundo después de El
Vaticano: La Villa, justamente el día 28 con el fin de que los peregrinos saluden a la Virgen de Guadalupe.

Los hombres del dinero aseguran que en los 100 días que llevamos de pandemia, al menos un millón de trabajadores ya perdió su empleo.

A decir del presidente Obrador, “ya tocamos fondo” y a partir de ahora iremos “hacia arriba”.

Oposicionistas al régimen, destacadamente los gobernadores de Acción Nacional (PAN) reprocharon a Obrador las crisis sanitaria y económica que enfrentamos y pidieron a sus seguidores regresar a México al país de instituciones y de leyes que siempre ha sido.