MÉXICO, 23 de marzo de 2019.- Haciendo uso de microalgas para capturar y filtrar los contaminantes atmosféricos, como el dióxido de carbono, mediante el proceso de fotosíntesis, científicos del ITESM crearon unas Torres que permiten mejorar la calidad del aire en un grado equivalente a lo que contribuirían 368 árboles.

Al transformar el dióxido de carbono en oxígeno, las algas expulsan biomasa, que se puede usar como composta o para la fabricación de biocombustibles.

Las torres cuentan con sensores que monitorean la calidad del aire y son autosustentables, ya que funcionan con paneles solares.

Con información de Hoy Estado de México