TOLUCA, Edomex, 14 de noviembre de 2019.- Luego de tres meses con constantes retenciones de autobuses por parte de los normalistas de tenería, las empresas transportistas ya se encuentran en números rojos por las pérdidas que representa, sin embargo, se esforzarán, hasta dónde aguanten, por brindar el servicio a los usuarios, así lo refirió Odilón López Nava, delegado estatal de la Cámara Nacional del Autotransporte de Pasaje y Turismo (Canapat).

“La decisión de suspensión no está en nuestro lenguaje, no es opción, sin embargo, es muy evidente que esto se va a condicionar a la capacidad económica para seguir subsistiendo… Quizá para el día de mañana, un mes, una semana que ya las empresas se encuentren en quiebra técnica se tendría que suspender los servicios”, dijo.

Tras el secuestro de 21 unidades y sus operadores en la mañana de este jueves, suman 338 unidades secuestradas en lo que va del año y 49 denuncias interpuestas, con lo cual 2019 se convierte en el año con más afectaciones para el gremio por estos hechos.

Por ello, el delegado llamó de nueva cuenta a las autoridades federales, en las que aún confía, a ejercer la ley y no a negociar, pues a pesar de haber llegado a acuerdos, éstos no se cumplieron, ya que los normalistas, dijo, encontraron el camino para seguir beneficiándose, lejos de un tema educativo.

“Están pidiendo que las carpetas de investigación sean negociadas, …ese es el pretexto, el fondo seguramente ya es una forma para extorsión de seguir obteniendo recursos económicos y a nosotros nos utilizan como medio de presión para seguir lucrando”, añadió