Cualquiera menos Saldívar, consigna en la Corte
Hoy habrá cambios de forma y fondo.
De forma, dato intrascendente:
La sesión comenzará con un retraso de media hora, a las 11:30.


De fondo:

Varios ministros están incómodos por llamadas y citas comprometedoras y, muy en corto, prometen ser vigilantes de la autonomía del Poder Judicial.

En esos diálogos se les ha pedido de distinta manera impulsar a Arturo Saldívar Lelo de Larrea como sustituto del presidente Luis María Aguilar.

No tienen nada contra él, explican entre sí, pero ven el actual como un momento definitorio y la mejor manera es expresarlo con su voto en la elección de hoy.

Tampoco sienten polarización interna como hace cuatro años, cuando el relevo de Juan Silva Meza requirió de 32 votaciones y el cambio voluntario de José Fernando Franco.

-Voy a desempatar -dijo en privado tras el exhorto del gobierno de Enrique Peña -con la intervención negociadora de Miguel Ángel Osorio Chong.

Entonces había sólo diez ministros por el fallecimiento de Sergio Valls, pero hoy estarán los once y no pueden repetirse aquellos 31 empates.


SIN NINGÚN RESULTADO PREVISIBLE
No hay favorito.

Concurren cuatro candidatos en diferentes circunstancias: Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena, Jorge Mario Pardo Rebolledo, Alberto Pérez Dayán y Arturo Saldívar Lelo de Larrea.

La mayor parte de los once integrantes de la Sala Superior se ha reservado su voto, aunque hay evidentes simpatías y algunos votos se dan por descontados.

Por ejemplo, todos ven en el flamante ministro Juan Luis González Alcántara Carrancá un apoyo seguro a favor de Arturo Saldívar.

Antes de sufragar, González Alcántara Carrancá rendirá protesta en el primer punto del día.

Pero otros llegan con una consigna:

-Cualquiera menos Saldívar.

No por ello está descartado.

Le advierten no más de tres votos, pero si lograra pasar la primera ronda, puede convertirse en un competidor de cuidado.

Pero si resulta eliminado como hace cuatro años, los principales contendientes serían Alberto Pérez Dayán y Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena.

No se contempla con mucha fortaleza a Jorge Mario Pardo Rebolledo porque, a pesar de su fama y buen proyecto, el pulso interno no le da los seis votos necesarios.

Como sea, del resultado se sabrá el destino del Poder Judicial y sobre todo si será contrapeso del Ejecutivo y Legislativo, como aspiran varios ministros y lo reclama parte de la sociedad.


CITAS PRIVADAS CON SECRETARIOS
Fue un fin de año muy intenso.

Varios miembros del gabinete -cuatro secretarios de Estado para ser exactos- se reunieron con ministros para intentar guiar la votación.

De Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación, puede verse como encuentro de amigos porque fueron sus compañeros en la Corte.

Además, es muy conocida su cercanía con Arturo Saldívar y sus actual ascendencia por ser responsable de la política interna de la nación.

La operación incluyó a candidatos a sustituir a Luis María Aguilar y uno debe imaginarse su expresión cuando se les pidió declinar para favorecer al oficialista.

Hubo inclusive quienes se negaron a acudir a esos encuentros privados y el más reacio a aceptar línea, debe destacarse, es el ministro presidente saliente.

Su relación no fue, no es, tersa con el presidente Andrés Manuel López Obrador como con Enrique Peña, con quien comía varias veces al año sin abordar procesos judiciales.