REGIÓN SUR, 15 de enero de 2019.- Desde el pasado 19 de diciembre, las gasolineras del sur empezaron a sufrir de desabasto de gasolina en sus presentaciones Magna y Premium, sin que hasta la fecha el gobierno federal pueda garantizar el abasto, poniendo en serios problemas a la población de esta sureña región.

Las pocas gasolineras del sur se encuentran cerradas, mientras que otras mantienen largas filas de automovilistas que por días, padecen las inclemencias del clima para poder cargar por lo menos 20 litros del ya preciado hidrocarburo para realizar algunas de sus actividades.

El ausentismo en escuelas y dependencias de gobierno es notorio, percibiéndose un número muy reducido de automovilistas en carreteras y avenidas, el pernoctar y hasta esperar por más de 14 horas para poder cargar un poco de gasolina, no ha sido suficiente para los desesperados automovilistas que exigen se resuelva rápidamente el desabasto de combustibles que sigue paralizando la actividad económica y laboral, generando millones de pesos en pérdidas.

Solo municipios como Valle de Bravo cuentan con un abasto casi a diario de unos 8 mil litros, lo que ha generado que a las 10:00 de la mañana se termine el combustible, dejando largas filas de automovilistas frustrados al no alcanzar a cargar, en el municipio de Tejupilco el suministro es menor, al contar con un abasto aproximado de solo cuatro días a la semana de combustible y este en pocas cantidades, dando preferencia a los vehículos del servicio público, seguridad y emergencia.

Mientras que otros municipios no cuentan con ninguna estación de abasto de gasolina, por lo que la población tiene que aventurarse a viajar a otros municipios para tratar de conseguir el combustible y poder trasladarse a sus lugares de trabajo, al no contar esta región con rutas del servicio público para las diferentes comunidades.