TOLUCA, Edomex., 11 de enero de 2019.- La historia del Estado de México y del país no podría entenderse sin la figura de Alfredo Del Mazo González, quien en septiembre de 1981, con tan sólo 37 años de edad, inició su mandato como Gobernador del Estado de México.

Quienes trabajaron y estuvieron cerca de él, reconocen su cercanía con la gente, su profesionalismo y su capacidad para cumplir las metas propuestas. Su actuar, comentan, se resume en dos palabras: lealtad y disciplina.

Hijo del también exgobernador Alfredo Del Mazo Vélez y padre del actual Gobernador mexiquense, Alfredo Del Mazo Maza, basó su administración (1981-1986) en la regulación de asentamientos humanos, alimentación, educación y justicia.

Su legado sigue vigente a través de diferentes obras realizadas durante su Gobierno, el cual concluyó en abril de 1986, cuando fue llamado por el Presidente de la República, Miguel de la Madrid Hurtado, para formar parte de su Gabinete al frente de la Secretaría de Energía, Minas e Industria Paraestatal.

Durante su mandato nació XHEGEM Televisión  Mexiquense, órgano desconcentrado permisionado, dando inicio a las transmisiones desde Metepec, el 26 de septiembre del mismo año.

Esto abrió un nuevo espacio de comunicación con la sociedad, que hoy, bajo el nombre de Sistema de Radio y Televisión Mexiquense, tiene más de 30 años de transmitir la cultura, tradiciones y valores de quienes habitan el Estado de México.

Con Del Mazo González la entidad creció en infraestructura carretera y vial, con la construcción de vías que siguen siendo arterias importantes de comunicación para la entidad mexiquense.

Tal fue el caso de la construcción de la Autopista México-Toluca, en su tramo La Marquesa-La Venta, así como la Autopista Naucalpan-Cuajimalpa, obras conjuntas con el Gobierno federal.

Puso en marcha la primera Carretera Estatal de Cuota, Toluca-Atlacomulco, así como la autopista libre Toluca-Tenango; de igual forma, concluyó la construcción de la Calzada al Pacífico e inició la Vialidad Las Torres, en su primera etapa, así como el Distribuidor “Puerta Tolotzin”, en la ciudad de Toluca.

Dato importante de resaltar es la inauguración del Aeropuerto Internacional de Toluca, que inició operaciones el 6 de marzo de 1984 y cuyo primer vuelo comercial fue el 4 de agosto de ese año, terminal aérea que se ha consolidado como el número uno en aviación corporativa en América Latina, el quinto en transporte de carga a nivel nacional y el segundo que más crece en este rubro, al trasladar más de 31 mil toneladas de paquetería al año.

Como parte de su visión para reconocer a mexiquenses destacados, el 2 de marzo de 1984 se entregó por primera ocasión la Presea Estado de México, reconocimiento que se sigue entregando a quienes se distinguen en distintas áreas y disciplinas y que trabajan en beneficio de la sociedad que conforma nuestra entidad.

Para consolidar la cultura y el arte en la capital del Estado de México, creó el proyecto del Centro Cultural Mexiquense, espacio que sigue acercando actividades artísticas a los habitantes del Valle de Toluca, a través de la realización de exposiciones, talleres y en los últimos meses con la exhibición de películas en la recién inaugurada Cineteca Mexiquense.

Asimismo, puso en marcha la Central de Abasto de Toluca, terminó la construcción del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado, el cual incluyó trabajos de captación almacenamiento y distribución, a la par del entubamiento del Río Verdiguel y el desarrollo del Plan Metropolitano de Vialidad y Transporte.

En materia educativa, gracias al apoyo estatal, la Universidad Autónoma del Estado de México llegó por primera vez al norte de la entidad para atender la demanda de los jóvenes que ahí habitan.

Durante su mandato se creó el Colegio de Policía y Tránsito, además de dos nuevos centros de Readaptación Social ubicados en Tlalnepantla y Texcoco, para hacer un total de 18, con el objetivo de despresurizar el Sistema Penitenciario.

En materia de agua, se realizó la segunda etapa del Plan Cutzamala para incrementar la disponibilidad del líquido y, en apoyo al campo, impulsó el riego tecnificado con proyectos por aspersión y goteo.
Además, inició la creación del Centro de Artesanía Mexiquense, que operaría la red de Casas de las Artesanías en distintos puntos del estado, el país y el extranjero.

Para brindar un ejercicio más transparente de la acción pública, durante su mandato se promulgó la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos y se modificó la Ley del Notariado.

Como político, servidor público, gobernante, pero sobre todo como ser humano, Alfredo Del Mazo González trabajó para hacer del Estado de México una entidad fuerte y desarrollada, para combatir los retos y desafíos que se enfrentaban en esos tiempos, pero, ante todo, para servir a la población mexiquense.