Es la zona de Lerma Park, donde decenas de perros han sido abandonados a su suerte, y hoy nutren varias jaurías.

Vecinos denuncian que muchos canes fueron llevados ahí por sus dueños.