TOLUCA, Edomex, 24 de junio de 2020.- A diferencia de la Ciudad de México, el gobierno del Estado de México no exigirá a los dueños de empresas y comercios la aplicación de pruebas Covid 19 a sus trabajadores, como medida de seguridad, aunada a los protocolos de sanidad para evitar la propagación de la enfermedad durante la reapertura de actividades.

Rodrigo Espeleta Aladro, secretario de Justicia y Derechos Humanos indicó que actualmente no se tienen las condiciones para la ejecución de medidas de ese tipo, dado el número de trabajadores mexiquenses en el sector privado, los costos de las pruebas y la baja efectividad de las pruebas rápidas.

“Uno, no va a haber proveedor que alcance para que las empresas se hagan cargo de esto y dos, si son las pruebas rápidas es un volado, ya que hay 50 por ciento de tener un falso positivo y no lo vamos a aplicar en el estado”, expresó durante su reunión con el Consejo de Cámaras y Asociaciones Empresariales del Estado de México (Concaem).

Por lo que los empresarios seguirán enfocados en cumplir con la implementación de los protocolos sanitarios al reabrir y evitar un nuevo cierre, destacó Gilberto Sauza Martínez, presidente de Concaem.