TOLUCA, Edoméx., 12 de noviembre del 2016.- En punto de las 8:25 horas de la mañana del día 9 de noviembre de 2016, el Sistema Integral de Vigilancia Aérea de la Secretaría de la Defensa Nacional detectó que en el espacio aéreo nacional a 33 kilómetros al sur de Pinotepa Nacional, Oax., una aeronave furtiva se trasladaba con rumbo al estado de Jalisco.

Por lo anterior, se activó la alerta aérea a la Estación Aérea Militar, para el seguimiento de la aeronave ilícita, ordenándose el despegue de Puerto Vallarta, Jal. de un avión TC-6 Texan, el cual inició el vuelo a las 10:20 horas de la mañana, contando con la misión específica de dar seguimiento visual a la aeronave.

A las 11:07 de la mañana, solamente a dos horas con 42 minutos después de haber detectado el avión furtivo, el piloto de la Fuerza Aérea Mexicana logró tener contacto visual con el avión clandestino, detectando que era un avión Cessna tipo 210, color blanco, con franjas azules, el cual contaba con una matrícula apócrifa, la cual fue cancelada el 26 de marzo de 2013, por la Agencia Federal de Aviación de los Estados Unidos de América.

De forma simultánea, para lograr un seguimiento con aerotropas, el sistema de vigilancia Aérea ordenó que a las 11:21 horas despegara un helicóptero UH-60M Black Hawk, de Zapopan, Jal., y se dirigiera al 8/o. Batallón de Infantería en Mazatlán, Sin., con el objeto de que transportara a personal militar táctico, con el objeto de que dieran seguimiento a la misma aeronave hasta su descenso final y lograran su aseguramiento.

De manera coordinada el avión TC-6 Texan y el helicóptero    UH-60M Black Hawk, efectuaron el seguimiento de la aeronave ilícita, hasta las 2:45 de la tarde, momento en que por causas de autonomía de combustible, el helicóptero continuó con el seguimiento del avión ilícito.

Fue hasta las 7:20 horas de la tarde, cuando el helicóptero     UH-60M Black Hawk que transportaba a las tropas del 8/o. Batallón de Infantería, logró asegurar en tierra a la aeronave furtiva, la cual aterrizó a 31 kilómetros al sur de Ures, Son.,

Al descender del helicóptero, el personal militar inutilizó las llantas del avión, para evitar que fuera recuperado por los delincuentes, aseguró el lugar y detectó en el interior del aeronave siete costales conteniendo 217 kilogramos de cocaína, un kilo con 650 kilogramos de mariguana, así como tres fusiles AK-47 tipo cuerno de chivo, 25 cargadores para esta arma, tres chalecos tácticos y una camioneta tipo pick up, la cual era empleada de apoyo y fue abandonada a inmediaciones del avión ilícito.

Ya en tierra, personal militar de la 4/a. Zona Militar, ubicada en Hermosillo, Son., coordinó con personal de la Procuraduría General de la República en la capital sonorense, para que actuaran como primer respondiente y recibieran la droga, armamento y equipo táctico asegurados, los cuales fueron trasladados a bordo del helicóptero   UH-60M Black Hawk.