Toluca, Edomex, 12 de septiembre de 2020. El impacto económico generado por la pandemiade Covid 19 y la suspensión de fiestas y celebraciones religiosas, puso en pausa las ventas de vestidos de XV años, novias, primeras comuniones y confirmaciones; sin embargo, eso no frenó a Matilde Ramírez, diseñadora y fabricante de vestidos.

Matilde decidió poner manos a la obra y elaborar cubrebocas, pero no cualquier tipo de cubrebocas, sino unos hechos con tela de seda, algodón y poliéster con diseños a mano, acordes al vestido de la celebración y personalizados, los cuales complementan el outfit de las novias, quinceañeras o niñas.

La diseñadora de origen mexiquense, indicó que, con la reapertura parcial de unidades económicas en semáforo naranja han comenzaron a regresar los clientes. Por la temporada les han solicitado cubrebocas para completar el vestido de primera comunión, XV años y bodas.

Los precios de los cubrebocas dependen del diseño, van desde los 60 hasta los 600 pesos, todo depende del tipo de pedrería y tela que les pidan. Para su elaboración, invierten una hora entre el corte y bordado de la prenda, mientras que los que exigen mayores detalles pueden tardar un día y medio, todo el trabajo está hecho a mano, los bordados son artesanales y exclusivos.

De marzo a la fecha han enviado cubrebocas que complementan la vestimenta de las festejadas a otros municipios mexiquenses y entidades como Querétaro e  incluso a Estados Unidos.