No hay respeto

Feligreses de la Parroquia y Santuario de Santa María de Guadalupe, ubicada en avenida José Vicente Villada, en pleno centro de Toluca, denuncian que los amantes de lo ajeno arrancaron el niño de la escultura de la Madre Teresa de Calcuta, que se encuentra a las afueras del recinto católico.

El monumento fue colocado durante la administración del presidente municipal, Guillermo Legorreta en diciembre del 2012, siendo una creación del artista Jorge de Santiago L.

El hecho se dio a inicios de esta semana, por lo que piden a las autoridades haya más presencia de elementos policiacos, porque pese a ser una zona céntrica el alumbrado es insuficiente en la calle de Villada, siendo esto un detonante para que se den más y más frecuentemente actos delictivos.