Toluca, Edomex.-17 de septiembre de 2021.- No había quien calmará a una mujer, va y viene a preguntar los nombres de las víctimas a los policías, quiere saber si uno de los trabajadores atrapados y fallecidos en la Central de Abastos es su hijo.

Acompañaba de su esposo que la abraza se persigna y reza, mientras llora, frente a la bodega 61 ubicada en la nave F; decenas de curiosos llegaron a saber lo que había ocurrido apenas amaneció este viernes.

Personal de rescate esperan el equipo especial para recuperar los cuerpos de los empleados que murieron atrapados en un sótano de unos tres metros de profundidad utilizado para conservar la fruta.

«Estaban madurando manzanas y plátanos», dice un comerciante a sus amigos al tratar de narrarle como ocurrió la tragedia, autoridades todavía no se ponen de acuerdo sobre cómo sucedieron los hechos.

Aunque la investigación oficial será la que desvele exactamente como quedaron sin vida las víctimas, tres fueron identificadas como Víctor Manuel, Jorge y Fermín, hay dudas entre las personas que observan las diligencias.

Los cuerpos quedaron uno junto del otro en una plataforma utilizada para bajar a la bodega, la mujer casi se desvaneció al confirmar que su familiar si estaba en el lugar, la Fiscalía continúa con las indagatorias.