TOLUCA, Edomex., 19 de febrero de 2019.- La diabetes gestacional es la primera detección de cualquier intolerancia a la glucosa durante el embarazo y puede aumentar la mortalidad tanto materna como fetal.

Los doctores Gabriel Crespo Tapia y Ricardo Guevara adscritos a la Unidad de Medicina Familiar No. 61 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Delegación Estado de México Poniente explicaron que esta enfermedad se detecta por primera vez durante el embarazo y puede o no resolverse después de esta etapa.

En México 10 por ciento de las embarazadas desarrolla diabetes gestacional, sin embargo las mujeres que tengan factores de riesgo como: edad mayor a 35 años, antecedentes familiares de diabetes, sobrepeso y obesidad, hipertensión, antecedentes de muerte fetal o aumento del líquido amniótico son más propensas a padecerla.

Para el diagnóstico oportuno se realiza una prueba de detección durante el embarazo preferentemente entre las 24 y 28 semanas de gestación, el estudio consiste en tomar una muestra de glucosa en la sangre, en caso de que la sospecha sea alta se realizan estudios más específicos como la prueba de tolerancia a la glucosa en tres horas

En esta prueba se toma una muestra de sangre en ayuno posteriormente la mujer toma una cantidad específica de glucosa disuelta en agua y se continúa tomando las muestras de sangre de cada hora hasta completar tres horas.

Los especialistas del IMSS Poniente indicaron que ante la diabetes gestacional existe un mayor riesgo de abortos, malformaciones congénitas, macrostomia (crecimiento excesivo del bebé) polihidroamnios (bolsas de agua dentro de la placenta), preclampsia-eclampsia, trauma obstétrico, cesárea, mortalidad perinatal y restricción del crecimiento intrauterino.

En cuanto al tratamiento, recomendaron  mantener un estado nutricional lo más equilibrado posible para que las cifras glucémicas se normalicen, el 93% de las pacientes con buen control alcanzan con esta sencilla acción la meta terapéutica.

Resaltaron que en el IMSS Estado de México Poniente a través de la intervención de todo el grupo multidisciplinario de la salud desde el área de nutrición, trabajo social, médicos y enfermeras se logra el control y seguimiento oportuno.